El arquitecto mencionó que con la salida de trenes, quedarían 162 hectáreas disponibles para generar proyectos que detonen la economía de la zona norte del primer cuadro de Monterrey.

El arquitecto Abel Guerra aseguró que se podría usar el patio de trenes ubicado sobre la avenida Manuel L. Barragán para una regeneración urbana que impactaría de manera positiva en Nuevo León.

En 2018 entrará en vigor la Ley Ferroviaria, la cual sacará a los trenes de la Zona Metropolitana de Monterrey y dejaría disponible este espacio de 162 hectáreas.

Al quedar en desuso, este terreno volvería a ser propiedad del Gobierno del Estado y podría usarse en proyectos que beneficien la economía de los neoloneses.

Durante una charla ante alumnos de arquitectura de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Abel Guerra precisó que presentó un anteproyecto denominado Parque Central Metropolitano.

Este plan, propuesto por el también urbanista, podría generar parques comerciales y habitacionales que beneficiarían a la economía de la entidad.

Además, Abel Guerra precisó que podría implementarse una conexión entre Ciudad Universitaria de la UANL y el Parque Niños Héroes mediante la construcción de pasos a desnivel en la avenida Manuel L. Barragán.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here