Esta medida implica que los órganos de una persona que fallezca serán usados para donación, a reserva de que en vida haya solicitado lo contrario.

Con más de 70 votos en el Senado de la República se aprobó que todo mexicano al fallecer se convierta automáticamente en donador de órganos y tejidos, con el fin de beneficiar a pacientes que estén a la espera.

Esta acción no es obligatoria, ya que la persona que se oponga a ceder parte de su cuerpo puede dejar por escrito que no quiere donar sus órganos, esta modificación de ley aplica a todo ciudadano mexicano con más de 18 años de edad.

Esta mejora a la Ley General de Salud crea la figura de “consentimiento presunto o expreso”, modificando el esquema de donación en México, que actualmente sólo es por consentimiento expreso en carta notariada, tarjeta de donador o por autorización de los familiares.

Este martes la minuta fue remitida a la Cámara de Diputados, de ser aprobada en esa instancia, todas las personas mayores de 18 años serán automáticamente donadores de órganos y tejidos, y ningún familiar podrá oponerse, salvo que la persona fallecida haya expresado su rechazo a ser donante.

Uno de los argumentos que da más peso a esta propuesta, es que el año 2017 cerró con una lista de espera de más de 21 mil pacientes, de igual forma busca fomentar la cultura de la donación de órganos disminuir las listas de espera y luchar contra el tráfico ilegal de órganos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here