ejidos paco

El sexenio que Rodrigo Medina gobernó a Nuevo León estuvo lleno de corrupción y uno de los casos más avergonzantes fue el de los ejidos de Mina, en el cual participó Francisco “Chispitas” Cienfuegos.

El exgobernador y el actual diputado local del PRI se aliaron en 2014 para apropiarse de terrenos ejidales ubicados en Mina, Nuevo León, perjudicando a más de 300 ejidatarios.

La operación se llevó a cabo a través de un intermediario, quien con engaños compró los terrenos ejidales para después revenderlos a Rodrigo Medina y a Paco Cienfuegos.

Los afectados acusaron en 2015 que fue una compra que se llevó a cabo de manera engañosa, a precios mucho más bajos del valor real de las propiedades y que además se les empezó a pagar por mes menos de los acordado.

Para rematar, se evidenció que Paco Cienfuegos mintió sobre su lugar de residencia para poder adquirir los terrenos ejidales, pues ante las autoridades respectivas afirmó vivir en Mina para poder tener derecho a comprar esas tierras, aunque a la Comisión Estatal Electoral le dijo que vivía en Guadalupe para poder contender por la Alcaldía de ese municipio.

En total, el exalcalde de Guadalupe compró 213 hectáreas.

Pero, ¿por qué Medina y Cienfuegos hicieron todo esto para hacerse de esos terrenos?

Lo que ambos priistas buscaban era volverse más millonarios de lo que ya son, puesto que en el municipio de Mina se iba a construir un centro penitenciario (penal que ya fue cancelado), lo cual traería consigo un alto desarrollo urbano con complejos habitacionales y comerciales, por lo cual los terrenos de ese municipio aumentarían enormemente su valor.

Y precisamente los terrenos que fueron adquiridos por Rodrigo Medina y Paco Cienfuegos estaban a un lado del lugar donde se iba a construir el Penal.

De esta manera se desenmascaró uno de los escándalos de corrupción más sonados en la historia de Nuevo León. 

5 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here