La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos determinó ayer rechazar intervenir en la disputa sobre el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia).

Con el rechazo de la Corte a la petición del Departamento de Justicia se mantienen los fallos del juez de California y el veredicto emitido por un magistrado de Nueva York, los cuales impiden el fin de este programa.

Por ello, la decisión de la Corte Suprema es una victoria para los migrantes, en específico para los 690 mil “dreamers” que son protegidos por DACA.

Ante esto, las autoridades migratorias de Estados Unidos deberán aceptar las peticiones de renovación del permiso que brinda este programa, el cual frena la deportación de los “dreamers”.