La senadora de Morena, Olga Sánchez Cordero, presentó la iniciativa para reformar el Artículo 30 y garantizar que los hijos de los mexicanos que nacieron en el extranjero, cuenten con la nacionalidad mexicana.

Durante su intervención en tribuna, Sánchez Cordero expuso que la fracción segunda del Artículo 30 condiciona la nacionalidad mexicana a que personas que nacen en el extranjero sean hijos de padres mexicanos nacidos en territorio nacional. Sin embargo, las personas que tienen la ciudadanía por derecho de sangre no pueden dar la nacionalidad a sus hijos.

La senadora aseguró que con este punto busca combatir la situación de apátridas que quedan los mexicanos por no nacer en territorio nacional o porque sus padres obtuvieron la nacional por derecho de sangre.

“Este no es tema menor, ya que transgrede el derecho humano a tener una identidad, los invisibiliza por no permitirles contar con una constancia de identidad ligadas al Estado Mexicano, lo que los hace acreedores a discriminación, por lo que en consecuencia se les negarán servicios como educación y salud”, aseguró la senadora de Morena.

El punto presentado asegura que el condicionamiento del Artículo 30 transgrede el derecho de las personas a tener una identidad, por lo que es necesario comprometerse a impulsar el derecho de los connacionales, específicamente a los cerca de 12 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos.

La solicitud fue turnada por la mesa directiva a las comisiones Unidas de Puntos Constitucionales, de Gobernación, así como Estudios Legislativos.