El asesinato del líder opositor a  la construcción de la termoeléctrica en Huexca, Morelos, Samir Flores, “ensucia políticamente y desestabiliza” la consulta ciudadana sobre la continuidad o no de la obra, afirmó Hugo Eric Flores,  superdelegado federal en la entidad, quien exigió se investigue el lamentable hecho,  “caiga quien caiga”.

Éste, enfatizó, “es un acto de una gran perversidad, y quien lo haya hecho  sabía lo que estaba haciendo, desafortunadamente”,  porque, agregó en entrevista conPascal Beltrán del Río, para Imagen, “ no solamente estaban privando de la vida a una persona que no se lo merecía, como nadie se lo merece en el país, sino que estaba ensuciando políticamente y estaban intentando desestabilizar”.

“Este es un acto de una gran perversidad que nosotros hemos exigido y pedimos se revise hasta el fondo, caiga quien caiga”, enfatizó el superdelegado en Morelos, al adelantar que la  Fiscalía General de la República  ya coadyuba en la investigación.

Flores Cervantes llamó a no desestimar ninguna línea de investigación,  aunque, destacó que el activismo del comunicador indígena en contra  de la termoeléctrica “no es la línea más fuerte, pero no la debemos descartar, porque no queremos que se piense que se pretende desviar la atención pública”.

Afirmó que “en respeto a la vida, pedimos no descartar ninguna vía de investigación, sea cual sea. No estamos en momentos ni en posición  de descartar esto”