Semarnat llama a conservar la biodiversidad para evitar enfermedades entre animales y humanos

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) hicieron un llamado urgente a la sociedad para respetar y proteger a los animales silvestres, así como a conservar su hábitat, pues el COVID-19 surgió de la destrucción de los ecosistemas y de la inadecuada manera de relacionarnos con el medio ambiente.

En los últimos 50 años, algunas enfermedades infecciosas “emergentes” se componen no solo de nuevas afecciones en humanos, sino incluyen algunos de los padecimientos más antiguos, que aumentan en virulencia o en ubicaciones geográficas, y pueden ser causadas por bacterias, virus, hongos, protozoarios o parásitos.

Establecen que además del aumento en la capacidad de detección, una serie de factores contribuye a la aparición de padecimientos infecciosos en las poblaciones humanas.

Las enfermedades zoonóticas (transmisión entre animales y humanos) incluyen un mayor contacto con los reservorios microbianos de vida silvestre, provocado por la destrucción de su hábitat natural, a consecuencia del crecimiento no planificado de las poblaciones humanas, y la colonización de regiones anteriormente poco habitadas.

Asimismo, mayor contacto con animales domésticos; mercados de animales sin regulación sanitaria; aumento en los desplazamientos transcontinentales y la disminución en el tiempo de estos traslados; incremento de las áreas agrícolas y pecuarias, y la introducción de especies exóticas invasoras, aunado al tráfico indiscriminado de animales de vida silvestre.

Las dependencias señalan que ante la emergencia sanitaria que provocó la pandemia por COVID-19, mucho se ha especulado sobre el origen del virus, sin tener aún evidencia científica contundente de lo sucedido.