Si el PRI busca transformarse de cara al proceso electoral del 2021, debe ir eliminando el “dedazo” y establecer mecanismos que garanticen equidad total, opinó Felipe Enríquez.

El neoleonés se pronunció de esta manera al no estar de acuerdo con la forma en que se eligió a Heriberto Treviño como líder del PRI en Nuevo León.

Enríquez criticó que hubo favoritismo hacia Treviño y que el “dedazo” solo le hace daño al partido.

“Lamentablemente, este proceso interno… es la primera etapa para un dedazo mayor, que es la designación de un candidato por el PRI que nos lleve directo al precipicio porque no cumple con las características que en su momento se requieren”, señaló.