Tras difundirse la supuesta orden de arresto contra el titular de la Secretaría de Salud de Chiapas, José Manuel Cruz Castellanos, el funcionario estatal afirmó que la pasada administración, dejó un adeudo por 4 mil 347 millones 078 mil 512 pesos.

Precisó que las empresas con las que se tienen estos pendientes han buscado el pago correspondiente, algunas de las cuales han acudido a litigar asuntos mercantiles en medios de comunicación y no en los juzgados, sin embargo, dijo, la Secretaría de Salud no cederá ante chantajes e intereses de particulares, porque en este gobierno los recursos públicos son usados exclusivamente para el bienestar de las y los chiapanecos.

Sobre el reciente caso de una empresa con figura física a nombre de Marizol Ramos Quevedo, Cruz Castellanos señaló que existe un adeudo cuyo monto es por varios millones de pesos, sin embargo no ha podido comprobar qué facturó.

Informó que la Secretaría de Salud pagará lo que legalmente esté obligado, pero dejó en claro que las mentiras y las calumnias no serán la fórmula para hacerse de los recursos del pueblo, cuando detrás hay intereses mezquinos de personas sin escrúpulos acostumbradas a actuar por encima de la ley.

El secretario reiteró que en la presente administración estatal se respetan y se respetarán las leyes, tal y como lo ha instruido el presidente Andrés Manuel López Obrador, y en este sentido, agregó, la Secretaría de Salud actuará en correspondencia, de forma transparente y con estricto apego a las normas.

“Muchas facturas fueron generadas por empresas fantasmas con sobreprecios de insumos, servicios y equipamiento que nunca se sabrá si existieron en la realidad, provienen de las pasadas administraciones en las que hubo dispendio y negocios con los recursos públicos”, apuntó.

Finalmente, subrayó que su gestión continuará trabajando sin distractores para la reestructuración y rescate de la Secretaría de Salud, de la que únicamente se sirvieron los funcionarios del pasado, no obstante, hizo patente que hoy existe un trabajo serio para sanear las finanzas y cumplir con la encomienda para dignificar los servicios de salud que se merece Chiapas.